LOGÍSTICA

Carreteras asumen 25% de pérdidas

Carreteras asumen 25% de pérdidas

Se estima que un 25% de las pérdidas por desastres naturales en la Región son asumidas por el sector transportes, ese es uno de los principales datos que arroja el estudio: “Guía de buenas prácticas para la adaptación de las carreteras al clima”, elaborado por la CAF,  banco de desarrollo de América Latina.

La adaptación de las carreteras a la variabilidad y cambio climático tiene como objetivo prever los efectos adversos del clima y tomar las medidas adecuadas para evitar o minimizar los daños que puedan causar, con el fin de reducir costos futuros y maximizar la rentabilidad de las inversiones, se indica.

El documento señala que estas medidas de adaptación deben enfocarse tanto a corto como a medio y largo plazo, y complementarse con componentes de gestión ambiental, de planificación y de gestión de riesgo de desastres.

“Siempre ha existido una estrecha relación entre el clima y la infraestructura vial; sin embargo, los cambios acelerados que se producen hacen que los datos climáticos históricos que se utilizan actualmente no sean suficientes para una adecuada gestión de la infraestructura que permita alcanzar los objetivos propuestos”, se manifiesta.

El estudio subraya que si la planificación y el diseño de las carreteras continúan realizándose atendiendo tan solo a las prácticas habituales de ingeniería en la región y a los datos históricos existentes, es muy probable que no sea posible dar respuesta a los eventos climáticos que suceden en los últimos años y que, previsiblemente, se repetirán en el futuro.

La consecuencia de esto es que podría llegar a ponerse en duda la sostenibilidad de la infraestructura y la eficiencia económica de las inversiones, se añade en el documento.

Objetivo

de la Guía

La Guía de buenas prácticas para la adaptación de las carreteras al clima que ha elaborado CAF – banco de desarrollo de América Latina, persigue generar conocimiento acerca de la importancia de definir infraestructuras adaptadas al clima durante todo su ciclo de vida, así como mostrar ejemplos, acciones y medidas de buenas prácticas que pudieran ser de utilidad para aplicar a los proyectos de carreteras.

El estudio contempla tanto las carreteras de nueva construcción como la red vial en servicio, y propone medidas de adaptación desde dos puntos de vista complementarios: la planificación estratégica, que supone la creación de un marco apropiado en los ámbitos institucional, legal y social que permita la implantación de las medidas de adaptación, y las medidas específicas para su aplicación a los nuevos proyectos y a las vías ya abiertas al tráfico, que buscan mostrar algunas de las buenas prácticas de la ingeniería para el diseño y construcción de infraestructuras más resilientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios