TECNOLOGÍA

Crean cemento que elimina contaminantes y bacterias

Crean cemento que elimina contaminantes y bacterias

Investigadores de la UNAM crearon un cemento capaz de eliminar contaminantes atmosféricos y bacterias, tecnología que ya se emplea en algunos países del mundo para contribuir a tener ciudades más limpias. Dwight Acosta encabeza la investigación en el Instituto de Física de la Universidad, la cual se gestó como parte del trabajo de maestría de Humberto Ávila, egresado de la Facultad de Ingeniería, quien buscó al físico debido a sus conocimientos en fotodegradación de compuestos orgánicos.

El objetivo es implementar esta tecnología en el cemento que construya las ciudades del futuro o que incluso se utilice como recubrimiento de estructuras ya construidas. No sólo coadyuvaría a eliminar contaminantes, sino también sería un recurso para contrarrestar el cambio climático, señala en entrevista Acosta Najarro.

El compuesto está basado en la agregación de dióxido de titanio (TiO2) el cual, mediante fotocatálisis, descompone los contaminantes. El proceso de fotodegradación, explica, es posible debido a que la interacción del contaminante con la radiación ultravioleta rompe sus moléculas mediante la catálisis generada por el TiO2.

Este proceso es capaz de romper las moléculas de compuestos orgánicos volátiles, contaminantes en el aire que generan daños en la salud, así como microorganismos como la Escherichia coli, añade el investigador. “Si éstos se pegan a una superficie recubierta con el fotocatalizador son eliminados después de que la misma luz del Sol rompe sus moléculas y genera subproductos inocuos, como el agua”.

Los científicos han realizado pruebas de laboratorio con diferentes tipos de cemento a los que coloran artificialmente con azul de metileno, el cual es el estándar para hacer pruebas fotocatalíticas, refiere el especialista. Una vez con el cemento recubierto de TiO2, los investigadores lo exponen a una lámpara de luz UV. De esta forma, observaron cómo recuperaba su color grisáceo original.

En este caso fue la pintura, pero funciona con otro tipo de contaminantes como dióxido de nitrógeno (NO2), el cual es común en la atmósfera contaminada de las ciudades. El compuesto puede utilizarse en cemento, hormigón e incluso tabique.

“En el mundo, diversas compañías ya producen comercialmente cementos y pinturas fotocatalizadoras, pero en México no”. Esto se puede deber a falta de interés de la industria, pero también a los elevados costos de producción al pagar patentes extranjeras.

Industria y Comercio. En reunión con representantes de la industria, Acosta constató que en México no se fabrica este tipo de cemento, que avanza cada vez más en ciudades de EU, Europa y Asia, por lo que la investigación realizada por los universitarios está en proceso de patente. Las empresas que han desarrollado este tipo de tecnología, señala, han hecho ya los estudios sobre el impacto que tienen en la eliminación de contaminantes. Por ejemplo, 525 metros lineales por 20 de ancho de pavimento con este tipo de cemento destruye 212 kilogramos de NO2 al año.

Por su parte, Humberto Ávila ha obtenido números del costo-beneficio de utilizar este tipo de tecnología en edificaciones mexicanas, las cuales obtienen beneficios importantes en el mediano plazo. Si bien los especialistas ven una oportunidad de desarrollo de esta tecnología, aún requieren de escalar las pruebas de laboratorio y mejorar la efectividad del TiO2 —que podrían “dopar” con plata u otros compuestos— por lo que requieren de nuevos estudios pilotos para lo cual necesitan de fondos que no han sido aprobados, hasta ahora, por Conacyt o la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación de la CDMX (Seciti). “Esperamos que el próximo gobierno de la ciudad se interese por este tipo de investigación”, dijo Acosta.

Una vez con la primera patente aprobada, añadió, se podrán acercar con la industria cementera del país para demostrar que es un conocimiento que se puede explotar y que al ser desarrollado en el país por una institución educativa el licenciamiento de la patente permitirá que el costo de producción sea accesible para las empresas y, a su vez, una opción viable para que los gobiernos construyan ciudades más limpias. “Ciudades más limpias se traduce en buena salud de su población y esto a su vez en una disminución de los costos por atención. Es un círculo virtuoso”. (Fuente: cronica.com.mx)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios