CONSTRUCCIÓNEMPRESA

Mujeres ‘de acero’ triunfan en Bolivia y Perú

Compromiso, amor y pasión son las palabras claves que madre e hija coinciden en señalar al referirse a su línea de trabajo en las que se apoyan para desarrollar la expansión hacia Perú de Monterrey, una de las empresas más sólidas del rubro de la construcción, que el año pasado sumó 30 años de trayectoria.
Con el orgullo de quién corona el éxito empresarial y familiar al mismo tiempo, Nancy Campero, propietaria de la Importadora Monterrey, resalta el gran trabajo que desarrolla su hija, Mayra Gonzáles Campero, gerente general de Inkaferro, la empresa que crearon para trabajar en Perú.
Hace 10 años que la compañía Inkaferro trabaja en el abastecimiento del mercado constructor peruano distribuyendo acero de la marca ArcelorMittal habiendo logrado un posicionamiento importante en este tiempo, por lo que proyectan una mayor expansión y crecimiento positivo en este año.
Actualmente la compañía tiene presencia en Lima, en el Norte y en la Selva peruana, contando con siete sucursales a lo largo del territorio del vecino país. “Nuestra proyección a fin de año es abrir dos sucursales más entre Lima y el norte con la finalidad de estar más cerca del consumidor final”, explicó Gonzáles, la máxima ejecutiva de Inkaferro.
Una de las razones de la aceptación del mercado peruano a la compañía es que cuentan con la representación de la mayor siderúrgica a nivel mundial como es ArcelorMittal, teniendo como su producto estrella al fierro corrugado, importado desde Brasil.
Visiblemente emocionada, Nancy Campero apunta que el crecimiento del grupo empresarial que lidera junto a su familia, los motiva a salir de Bolivia y mirar otros mercados competitivos del continente.
“Ustedes nos conocen. Vamos 30 años de posicionamiento en el mercado boliviano. Estos dos últimos años nos estamos consolidando a nivel nacional en todos los otros departamentos y en Santa Cruz seguimos siempre buscando nuevos caminos, nuevas soluciones para las construcciones, siempre de la mano de ArcelorMittal”, remarca la empresaria.
Consultadas acerca de cómo combinan la relación familiar con las exigencias empresariales, Nancy y Mayra coincidieron en afirmar que la formación académica, las ganas y el ímpetu de la joven empresaria han logrado un desempeño más que satisfactorio en el vecino país.
En cuanto al manejo empresarial de la empresa Inkaferro no existe complicaciones, pues está consolidada como una sola economía junto a Monterrey, aunque la gerente general de la subsidiaria en Perú goza de autonomía de gestión.

Cuatro años a la cabeza
Un año después que se inició la empresa Inkaferro en Perú, Mayra Gonzáles comenzó a trabajar como asistente, apoyando a las diferentes áreas para conocer la compañía en todas sus facetas y hace cuatro años se desempeña como gerente general.
La joven ejecutiva reconoce que la formación en administración de empresas, estudios en finanzas y área comercial le ha permitido manejar con éxito la compañía que sumó 10 años de presencia en el mercado peruano.

10 años en Perú
Inkaferro cumplió 10 años de presencia en Perú en noviembre del 2018 y apuesta por un mayor crecimiento en provincias, con un agresivo plan de expansión tras haber experimentado un crecimiento anual del 10% ofreciendo barras corrugadas.
Este plan de expansión busca consolidar su proceso de crecimiento en su canal de distribución iniciado hace seis años, con cuatro locales en provincias (Piura, Trujillo, Tarapoto y Pucallpa), y una gran red de distribuidores y representantes. Inkaferro apunta a incrementar su participación tanto en el sector privado como en el sector público, participando en más licitaciones de obras.
“Si bien en nuestros primeros años, apuntamos al sector construcción únicamente, en la actualidad estamos generando un mayor acercamiento al canal distribución (ferreterías), como parte de nuestro objetivo de ganar mayor cobertura en el mercado peruano”, refirió Mayra Gonzales, gerente general de Inkaferro.

Apuesta inmobiliaria
Por otro lado, Nancy Campero comentó que el grupo empresarial Monterrey ha incursionado hace algún tiempo en el área inmobiliaria con el proyecto Avenida Brasil, que es un centro comercial ubicado en la ruta que lleva su nombre en la entrada de la Feria en Santa Cruz de la Sierra.
“Es un centro comercial gigante que engloba todo. Está sectorizado por productos, textiles, ropa, línea blanca y otros. Es un producto muy interesante acorde al crecimiento de la economía de Santa Cruz de la Sierra, mismo que está liderado por mi esposo”, sostuvo Campero.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios