CONSTRUCCIÓN

Proponen orientar la inversión pública para generar empleos

El crecimiento proyectado para el próximo año no superará el 2%, en caso de mantenerse el panorama.

Aunque no existen datos ofciales de la gestión 2019, la   Cámara de la Construcción de Santa Cruz (CADECOCRUZ) afirmó que en el último año el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de la Construcción ha disminuido un 54,40%. “Una cifra muy preocupante y una señal de la rápida desaceleración”, dijo Víctor Hugo Suárez, presidente de esta institución.

De acuerdo al informe de Cadecocruz, el crecimiento anualizado del PIB de la Construcción para el II Trimestre de 2019 (al 30 de junio), fue de 2,82%, la tasa más baja de los últimos 14 años, inferior al crecimiento promedio de la economía de Bolivia que fue de 3,38% en ese período. 

El mismo período del año 2018, el índice de crecimiento del sector fue de 6,14%, indicador que muestra que el último año el ritmo de crecimiento del PIB de la construcción ha disminuido un 54,40%, señaló Suárez.

Utilizando el último dato del PIB disponible, que corresponde al II Trimestre de 2019 la construcción representa el 3,22% del total de la economía de Bolivia, cifra muy similar al mismo período de 2018 cuando alcanzó un 3,19%, y a la del período 2017 cuando llegó al 3,17%,. “Estas cifras igualmente reflejan una tendencia a la desaceleración y estancamiento de la construcción en Bolivia, añadió el ejecutivo de esta organización que aglutina al sector de la construcción”, dijo el presidente de CADECOCRUZ.

En ese sentido, Suárez considera que hay cuellos de botella que deberían de ser atendidos para que la construcción registre tasas de crecimiento como las que se tenían hasta el año 2016, y que se han identificado en la Agenda de Temas elaborado por la CADECOCRUZ y que se hicieron conocer ante las autoridades gubernamentales en diferentes oportunidades.

La Agenda de Tema propone anular la Resolución Normativa de Directorio N° 101800000036 de diciembre de 2018 del Servicio de Impuestos Nacionales, que supone unas exigencias injustificadas a las empresas constructoras, especialmente a las pequeñas y medianas.

Asimismo, exige la participación de las empresas extranjeras en los procesos de licitación pública de las entidades del Estado, estableciendo que deben asociarse con constructoras bolivianas y que estas últimas tengan como mínimo un 30% de participación en la sociedad, lo que aumentaría la carga de trabajo para las empresas y las fortalecería de cara al futuro.

Además pide convertir la planilla de avance de obra en un Título Valor que sea transado en las entidades del sistema financiero nacional mediante un descuento, lo que permitiría a las empresas mejorar su flujo de caja y obtener liquidez ante los retrasos en los pagos por parte de las instituciones públicas.

Además propone orientar la inversión pública hacia proyectos que demanden una mayor cantidad de mano de obra y sean más eficientes para hacer de esta variable un tractor de la economía nacional.

Suárez advirtió que de no adoptarse estas medidas mencionadas, y otras complementarias que forman parte de la agenda de CADECOCRUZ y de los constructores bolivianos, será muy difícil revertir la tendencia de desaceleración en la que se encuentra el sector constructor del país.

Por otro lado, el directivo de CADECOCRUZ indicó que las principales dificultades que arrastra el sector constructor, hace varios años, no permiten el desarrollo de sus capacidades instaladas y el fortalecimiento del tejido empresarial boliviano existente.

Adicionalmente, apuntó el ejecutivo, los conflicto sociales y políticos que paralizaron por 21 días al país, como consecuencia del fraude en las Elecciones Generales de 20 de octubre, afectaron el nivel de actividad del sector, que participó de las movilizaciones con la consiguiente paralización de los trabajos que estaban en curso.

Perspectivas y desafíos 

Suárez insistió en que, si no se adoptan medidas correctivas de manera urgente, el futuro se muestra preocupante para el sector constructor y sus empresas, pues la tendencia de desaceleración no sólo se mantendrá, sino que se acentuará con las consecuencias que esto implica para el crecimiento del país y de las fuentes de trabajo.

De acuerdo a las proyecciones del Centro de Estudios Económicos y Desarrollo (CEED) de CADECOCRUZ, el crecimiento de la construcción no superará el 2% para el año 2020, en caso de mantenerse el panorama actual.

En esa línea, el sector tiene como principal desafío concretar la agenda de los constructores del país, mediante gestiones ante las autoridades gubernamentales, tanto de la actual Administración de Transición como del Gobierno que asuma el 2020. Así podremos dinamizar el sector, apuntó el directivo de la entidad que aglutina al rubro constructor. 

“Como CADECOCRUZ enviamos cartas a las nuevas autoridades de Gobierno para hacerles conocer los temas de nuestra agenda y solicitar reuniones para explicarlos y analizarlos”, explicó Suárez.

De manera simultánea, dijo, CADECOCRUZ y sus empresas asociadas trabajan para aplicar tecnologías y sistemas constructivos de avanzada, la capacitación permanente de sus trabajadores en las diferentes especialidades, la formalización y la seguridad laboral, la búsqueda constante de la mejora continua y de oportunidades de negocios, por señalar algunos aspectos.

Con respecto al desarrollo de las obras públicas y privadas en diferentes áreas (viales, inmobiliarias y de infraestructura, por ejemplo) durante la gestión 2019, se logró la viabilizaron de proyectos estratégicos para el desarrollo del departamento de Santa Cruz y del país: la construcción de Puerto Busch como salida soberana al Océano Atlántico y el Hub de Viru Viru, que una vez concretados tendrán una incidencia importante en el crecimiento de la economía y del sector.

LOGROS EN ESTA GESTIÓN

El presidente de CADECOCRUZ destacó que en los casi dos años de trabajo al frente a la institución han sido intensos y fecundos. “Nuestra institución continuó fortaleciéndose de manera integral como resultado de una diversidad de programas, actividades y gestiones”, apuntó Suárez a tiempo de remarcar:

La promulgación de dos Decretos Supremos: el primero que modifica las Normas Básicas del Sistema de Administración de Bienes y Servicios para mejorar las condiciones en las que las empresas privadas nacionales participan en los procesos licitatorios de las entidades públicas.

El segundo, donde se reconoce a la Planilla de Avance de Obra como garantía no convencional ante el sistema financiero, lo que es una alternativa para las empresas con problemas de liquidez.

Conformó también el bloque de Unidad del Sector Constructor de Bolivia, aglutinando a cámaras, trabajadores y profesionales para rechazar la Resolución Normativa de Directorio que exige una serie de información y requisitos a las empresas que construyen bienes inmuebles prácticamente imposibles de cumplir. Con la actitud propositiva que caracteriza a CADECOCRUZ y al sector, se cuestionó la Resolución con argumentos técnico-jurídicos y se presentó una propuesta alternativa que actualmente está en consideración del Poder Ejecutivo. Entre tanto, la aplicación de la RND quedó en suspenso hasta febrero del 2020.

Organizó por primera vez en Bolivia el Encuentro Inmobiliario Internacional, donde participaron las misiones institucionales y empresariales de cinco países.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios